En los negocios el dinero es oxígeno

Se dice comúnmente que el dinero no lo es todo, mmm… Tal vez sea cierto en ámbitos de lo afectivo, pero en el mundo de negocios lo es todo. Por eso me pondré pragmático y afirmo que en los negocios el dinero es oxígeno.

Por ello dedicaré los siguientes artículos de éste Blog a repasar las funciones más importantes de una negocio, entre ellas, cómo planear para tener éxito.

Introducción

No estás en este blog si no estás interesado en hacer dinero para tu negocio, ¿cierto? Como dijo una vez Zig Ziglar, “El dinero no es todo… pero en el ranking de las cosas, está al nivel del oxígeno.”

Es decir, nada mata un negocio tan rápido como la falta de “oxígeno” (o sea, el dinero).

Por lo tanto, reafirmo que En los negocios el dinero es oxígeno.

En los negocios el dinero es oxígeno

¿Por qué estoy centrado en la idea de conseguir dinero? Hay algunas buenas razones.

Primero, casi todos los problemas empresariales se pueden arreglar con dinero. Eso está bien porque casi todos los negocios que conozco están llenos de problemas.

El dinero te ayuda a solucionar la mayoría de las cosas que convierten a un negocio en un dolor de muelas.

Segundo, una vez que te hayas cuidado a ti mismo, tienes la oportunidad de ayudar a los demás.

Si no creaste tu negocio para hacer dinero, o estás mintiendo o para ti es un pasatiempo, no un negocio.

Y sí, sé mucho sobre crear calidad, cambiar el mundo y todo eso, ¿pero cuánto de eso puedes hacer si no tienes dinero? ¿A cuántas personas puedes ayudar?

Cuando te montas en un avión y te hablan de los procedimientos de seguridad, llegará un momento en el que el asistente de vuelo dirá algo parecido a esto:

“Si la cabina se ve afectada por una bajada de presión, la máscara de oxígeno caerá por encima de tu cabeza. Coloca la máscara sobre tu boca y nariz y tira de las cuerdas para ajustarla. Si viajas con niños o con alguien que requiere asistencia, asegúrate de colocarte tu mascara antes de ayudar a los demás pasajeros”.

¿Por qué tienes que colocar tú mascara antes de ayudar a los demás?

Porque si estás sentado en tu asiento sufriendo por la falta de oxígeno: No puedes ayudar a nadie más, o peor; ahora tendrás que usar otros recursos para ayudarte, si no, morirás pronto.

El dinero es como oxígeno en los negocios
El dinero es como oxígeno en los negocios

¿Qué hago?

En su obra titulada, “El Libro de la Supervivencia“, Anthony Greenbank escribió:

“Para sobrevivir a una situación imposible, no necesitas tener los reflejos de un conductor de carreras, los músculos de Hércules, o la mente de Einstein. Simplemente, necesitas saber qué hacer”.

Las estadísticas del porcentaje de las empresas que quiebran durante los primeros cinco años varían.

Algunas estimaciones lo ponen en un altísimo 90%.

Sin embargo, yo nunca he visto esta estadística por debajo del 50%.

Eso significa que, si somos súper optimistas, tienes una probabilidad del 50/50 de mantener tu negocio abierto después de cinco años.

Sin embargo, aquí es donde todo empeora.

Estas estadísticas solo toman en cuenta aquellas empresas que quiebran por completo.

No toman en cuenta las empresas que se quedan en un nivel muy bajo y que matan lentamente o hacen que las vidas de los dueños sean miserables.

¿Te has preguntado alguna vez por qué la mayoría de pequeños negocios se quedan en un nivel mediocre?

Te doy un ejemplo

Por un lado está Juan el plomero, quien trabaja jornadas de 16 horas, los fines de semana y nunca disfruta de vacaciones, y que solo gana lo suficiente para llegar a fin de mes.

Por otro lado, está José, que dirige una empresa de fontanería con 20 empleados trabajando para él.

Su actividad principal de negocio parece ser contar las enormes cantidades de dinero que ingresan a su negocio.

Es muy común que las pequeñas empresas nunca crezcan más allá del punto en el que generan los suficientes beneficios para que el dueño pueda tener una vida modesta.

Parece ser que, por mucho que lo intente el dueño, sus esfuerzos para llegar al siguiente nivel sólo generan frustración.

En este punto, ocurre una de dos cosas.

O se desanima o acepta su destino—que su negocio no es nada más que un negocio auto-creado y mal pagado.

De hecho, la realidad es que muchos dueños de negocios estarían mejor buscando un empleo en su sector.

Seguramente trabajarían menos horas, tendrían menos estrés, disfrutarían de más beneficios y tendrían más tiempo de vacaciones que en la prisión que han creado para ellos mismos.

Por otro lado, hay algunos dueños de negocios que parecen tenerlo todo.

Trabajan una cantidad razonable de horas, tienen un movimiento de fantástico de efectivo y disfrutan de un crecimiento continuo de su negocio.

Culpas y quejas

Muchos dueños de negocios en apuros culpan a su sector.

Es cierto que hay ciertos sectores en declive—ejemplos como librerías y video clubes se vienen a la mente.

Si estás en una de estas industrias en extinción, puede que sea hora de cortar y empezar algo nuevo en vez de torturarte económicamente.

Eso puede resultar particularmente difícil si has estado en este sector mucho tiempo.

Sin embargo, en general, cuando la gente culpa a su sector, no es más que por culpar a algo.

Algunas de las quejas de sector más comunes que oigo son:

  • Hay demasiada competencia.
  • Los márgenes de beneficio son demasiado bajos.
  • Las empresas online se están llevando a los clientes.
  • Hacer publicidad ya no funciona.

Sin embargo, rara vez el sector tiene la culpa; dado que hay otras empresas en ese mismo sector que van muy bien.

¿Qué hacer diferente?

Así que, la pregunta obvia es, ¿qué están haciendo diferente?

Muchos dueños de pequeñas empresas caen en la trampa descrita en el libro clásico de Michael Gerber, “El Mito del Emprendedor“.

Eso es, son técnicos, por ejemplo, fontaneros, peluqueros, dentistas, etc., y son buenos en lo que hacen.

Tienen lo que Gerber describe como un “ataque empresarial” y empiezan a pensar, “¿Por qué debería trabajar para este jefe idiota? Soy bueno en mi trabajo—fundaré mi propia empresa.”

Este es UNO de los mayores errores cometidos por muchos dueños de pequeñas empresas.

¡Pasan de trabajar para un jefe idiota a convertirse en un jefe idiota!

El punto clave

Aquí está el punto clave—sólo porque eres bueno en la parte técnica de tu trabajo, no significa que seas bueno en la parte empresarial de lo que haces.

Volviendo a nuestro ejemplo, un buen fontanero no es necesariamente la mejor persona para dirigir una empresa de fontanería.

Esta es una distinción altamente importante para tener en cuenta y es la razón clave del fracaso de muchas pequeñas empresas.

El dueño de la empresa puede tener excelentes aptitudes técnicas, pero es su falta de aptitudes empresariales los que hacen que su negocio fracase.

Esto no pretende disuadir a las personas de empezar su propio negocio.

Sin embargo, tienes que conseguir ser bueno en la parte empresarial de tu trabajo.

Un negocio puede ser un vehículo genial para conseguir libertad financiera y realización personal—pero solo para aquellos que entienden y aprenden esta distinción vital y averiguan lo que necesitan hacer para dirigir un negocio exitoso.

Si eres bueno en el lado técnico de tu trabajo pero sientes que podrías necesitar un poco de ayuda en el lado empresarial, estás en el sitio adecuado en el momento adecuado.

¿Qué hacer diferente para que mi negocio tenga oxígeno?
¿Qué hacer diferente para que mi negocio tenga oxígeno?

Los profesionales crean planes

Observa cualquier profesión dónde la inversión es alta y verás que sigue un plan muy bien pensado.

Los profesionales nunca improvisan.

Los médicos siguen un plan de tratamiento. Los pilotos siguen un plan de vuelo. Los soldados siguen un plan de operación militar.

¿Cómo te sentirías usando los servicios de cualquiera de las profesiones mencionadas arriba si el profesional te dijera, “A la mierda con el plan, improvisaré”?

Pues esto es exactamente lo que hacen muchos dueños de negocios.

Invariablemente, cuando alguien hace algo mal, suele ser porque no tenía un plan de antemano.

No dejes que esto te pase a ti y a tu negocio.

Mientras que nadie pueda garantizar tu éxito, tener un plan incrementa drásticamente tus probabilidades de éxito.

Igual que no subirías a un avión dónde el piloto no tuviera un plan de vuelo, no quieres que tú ni tu familia dependa de un negocio en donde no te has molestado en crear un plan de negocio.

A veces, la apuesta es igual de grande. Matrimonios, socios, empleos, y mucho más, suelen ser los que sufren en negocios fracasados.

Es más que tu ego lo que está en juego, así que ya es hora de convertirte en un “pro” y crear un plan.

Experiencia propia

A principios de mi primer negocio, fui lo suficientemente listo para saber que un plan empresarial iba a ser importante para mi éxito.

Por desgracia, hasta ahí llegó mi sabiduría.

Con la ayuda de un consultor empresarial (que nunca había tenido una empresa), acabé con una mega deuda y mucho más pobre, pero tenía un documento con el que muchos dueños de negocios no contaban: un plan de negocio.

Mi plan de negocio tenía cientos de páginas.

Tenía gráficos, tablas, predicciones y mucho, mucho más. Era un documento impresionante pero, esencialmente, era un montón de basura.

Una vez escrito, lo guardé en el cajón de mi escritorio y no lo volví a ver hasta el día que nos cambiamos de oficina y tuve que vaciar mi escritorio.

Lo limpié, lo mire un poco por dentro y lo tire a la basura, enfadado conmigo mismo por el dinero que había gastado en ese consultor que yo creí “farsante”.

Sin embargo, más tarde, cuando lo pensé más detenidamente, me di cuenta de que, mientras el documento en si no era más que basura, el proceso por el que pasé con el consultor fue valioso para aclarar algunos de los puntos clave de mi empresa, en particular, una sección clave que se llamaba “el plan de marketing.”

De hecho, mucho de lo que habíamos hecho para crear el plan de marketing moldeó la empresa y creó mucho de nuestro éxito futuro.

Del cuál hablaremos en los siguientes artículos, pero antes de ello iremos al siguiente post para hablar sobre algo importantísimo en los planes de marketing: las estadísticas.

Cierre

El objetivo de este Blog es llevarte de la confusión a la claridad—para que sepas con exactitud lo que tienes que hacer para tener éxito en tu negocio.

Y como este Blog es de Marketing, eso es precisamente lo que haremos. Por que los profesionales, en cualquier ramo, lo primero que hacen para lograr el éxito es crear planes.

Necesitamos un Plan de Marketing para alcanzar esos sueños. Y parte de crear liquidez es saber qué hacer.

Por que a fin de cuentas, En los negocios el dinero es oxígeno.

Y por ello, destinaré los siguientes artículos (algunos meses por delante, con actualizaciones constantes) para que aprendas cómo, por qué y cuándo de usar marketing en los negocios.

La única forma es o tienes un producto novedoso o tienes que hacer un Plan de Marketing.

Porque a fin de cuentas, sean plomero, peluquero, carpintero o empresario del ramo industrial o comercial, todos tenemos algo en común: queremos sobresalir y ayudar a otros.

Recopilaré en estos artículos, las ideas clave de las mentes brillantes del marketing para tener un plan de corto que te ayude a llegar a tus metas.

Como lo describe Allan Dib, en su libro “One Page Marketing Plan” podemos tener nuevos clientes, ganar más dinero y destacarnos entre la multitud si aplicamos lo que aprendamos de un buen plan de marketing y lo aplicamos correctamente a nuestros negocios.

Por que son nuestros, de nadie más y con ello queremos sobresalir y ser mejores.

Asi, que atentos a las siguientes publicaciones que serán de mucha ayuda.

Gracias por leer “En los negocios el dinero es oxígeno” parte de una serie de artículos sobre planes cortos de marketing para sobresalir.

Hasta la próxima

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Síguenos en redes

SIGUE NUESTRAS REDES

Estamos en casi todas las redes y canales de comunicación, para estar más cerca de ti. Siguenos y entérate de más novedades.


SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN