Los NFT mueren y vuelven a la vida

Hoy día de muertos (1 de noviembre) hablemos un poco de cosas reencarnadas. Hablemos de los NFT mueren y vuelven a la vida.

Introducción

A principios de este año (2023) el mercado de los tokens no fungibles (NFT) cayó como plomo en los mercados.

Hubo causas diferentes para su caída, entre ellas, la inutilidad de un mercado que tenía potencial.

Pero ante las crisis de guerras en Europa Oriental y en Medio Oriente, escasez de productos, etc., la gente prefiere bienes materiales.

Pero Los NFT mueren y vuelven a la vida.

Una montaña rusa

Hoy, sus defensores y acólitos creen que el mercado de las NFT, puede tener éxito, pero en la forma de utilizarlos.

Su inventor Kevin McCoy estuvo dando banquetazos estos años. Y aunque esta agradecido con la forma en que su “experimento mental privado” ha evolucionado, dice que es como la fiebre del oro de 1800’s.

Durante los primeros meses de la manía por los tokens, justamente en marzo del 2021, un NFT llamado “Everydays: The First 5000 days“, del artista digital Beeple, se vendió en la suma extraordinaria de casi 70 millones de dólares.

Fragmento del Collage de Beeple que se vendió en 68 millones de dólares en la casa de subastas Christies
Fragmento del Collage de Beeple que se vendió en 68 millones de dólares en la casa de subastas Christie´s. Imagen: Beeple + Christie´s.

McCoy y su socio, el empresario Anil Dash, propusieron la idea única de crear un NFT como una criptografía.

La idea es que demostrará su utilidad a través de la propiedad de bienes digitales en 2014.

Entonces, tuvieron la certeza que habían dado en el clavo.

La idea básicamente era crear un método para rastrear la procedencia de las obras digitales y dotar a los pequeños artistas de una forma de que ganen dinero con su propio arte.

Aunque nunca imaginaron que las NFT se convertiría en una forma de especulación monetaria.

Del frenesí a la caída

En 2021, comenzando con la histórica venta de Beeple, un frenesí de compra y venta hizo que los precios de las NFT se dispararan.

A finales de ese mismo año, el precio medio de un NFT había superado los 3.000 dólares, a pesar de un tsunami de nuevos tokens que diluyeron el mercado.

Mientras que los NFT más baratos de las colecciones más cacareadas se vendían a 200.000 dólares la pieza.

Pero todas las burbujas económicas deben estallar eventualmente, y la burbuja NFT lo ha hecho de manera espectacular.

En enero de 2022, NFT por valor de 17 mil millones de dólares cambiaron de manos.

Pero en noviembre esa cifra había caído a 400 millones de dólares, un colapso del 97 por ciento.

No está claro qué desencadenó exactamente el colapso.

Pero la caída de la demanda, catalizada por una caída en el mercado de las criptomonedas, ha borrado casi 9 mil millones de dólares del valor combinado de todos los NFT en circulación.

Con la tarea de recoger los escombros, los miembros de la industria NFT están tratando el colapso como una especie de evento de limpieza.

“Creo firmemente que no es necesario exagerar”, dice Shiva Rajaraman, vicepresidente de producto de OpenSea, el mercado de NFT más grande del mundo.

Aunque la publicidad fue buena para los negocios, dice que atrajo a la gente a las NFT por motivos equivocados:

sobre todo, ganar dinero rápido, y los distrajo de la utilidad de la tecnología.

La encrucijada

Ahora que los reguladores dan vueltas y los escépticos disfrutan de la epicaricacía, el NFT se encuentra en una encrucijada.

El consenso entre los expertos de la industria es:

“Para que la tecnología logre una adopción generalizada y una relevancia cultural continua, será necesario reformularla desde una perspectiva diferente”.

Rajaraman dice que está surgiendo una nueva generación de casos de uso que aprovechan las propiedades particulares de las NFT:

La facilidad con la que se pueden comercializar y la capacidad de moverlas libremente entre aplicaciones.

Aunque algunos son anteriores a la moda de NFT, hasta ahora han estado “encubiertos” por el frenesí comercial, dice.

Los juegos y los NFT

Entre el conjunto de casos de utilidad, los juegos NFT son los más probados en batalla.

Y algunos juegos atraen a cientos de miles de jugadores cada día.

Aunque los detalles varían de un título a otro, la idea general es permitir a los jugadores poseer sus activos del juego (personajes, artículos cosméticos, etc.) y cambiarlos por criptomonedas.

En un juego llamado Splinterlands , lanzado en mayo de 2018, los NFT están vinculados a tarjetas digitales.

Estas tarjetas digitales confieren una habilidad especial que se puede usar en la batalla contra otro jugador, similar a títulos como Hearthstone o Magic the Gathering.

Los tokens vinculados a las cartas se pueden comercializar en el mercado secundario.

Esto significa que las personas pueden recuperar el dinero que han puesto en Splinterlands si deciden que ya no quieren jugar, dice Jesse Reich, el creador.

Y lejos de fomentar una fijación malsana por sacar provecho del juego, tal configuración fomenta el “emprendimiento” en los jugadores, afirma Reich.

El precio de una sola tarjeta va desde 1 céntimo para las más comunes hasta cientos de miles de dólares para las más raras.

El valor promedio es de entre 5 y 6 dólares.

Para garantizar que nadie quede fuera del juego por el precio, los jugadores generalmente son emparejados para la batalla solo con otros cuya calidad de cartas y nivel de habilidad sean similares a los suyos.

Aunque el número de jugadores ha disminuido un poco desde la crisis del mercado, Splinterlands todavía atrae entre 150.000 y 250.000 personas por día.

Y aproximadamente 90.000 cartas cambian de manos en el mismo período.

Otros ejemplos

Un estudio australiano llamado ImmutableX implementa NFT de manera similar en títulos como Gods Unchained, lanzado en 2019.

El cofundador Alex Connolly sostiene que las NFT evitan que se formen “mercados grises” plagados de estafas, mediante los cuales los jugadores recurren a vías no oficiales para intercambiar activos en el juego por dinero real.

Los NFT de Gods Unchained vendidos directamente por ImmutableX oscilan entre $ 2 y $ 150, pero al igual que Splinterlands, se comercializan en el mercado a precios que van desde unos pocos centavos hasta muchos miles de dólares, dependiendo de su escasez y el valor percibido en el juego.

Por otra parte, las NFT se utilizan cada vez más como forma de membresía.

Algunos restaurantes de Nueva York están vendiendo fichas que dan a los propietarios el derecho a una mesa cuando la quieran, mientras que Starbucks ha lanzado una extensión de su programa de fidelización mediante el cual los clientes pueden ganar NFT por probar bebidas y completar otras actividades.

Celebridades como DJ Steve Aoki están haciendo algo similar: utilizan NFT para brindar a los fanáticos acceso especial a eventos y productos .

¿La comercialización de los NFT alcanzó la madurez?

Es justo preguntar en qué se diferencia este tipo de cosas de cualquier otro plan de membresía o recompensas.

Según Ryan Wyatt, director ejecutivo de la rama empresarial de Polygon, la extensión de Ethereum en la que ahora se asientan muchas NFT, todo tiene que ver con la comerciabilidad.

En todos estos ejemplos, los tokens de membresía se pueden negociar en el mercado abierto, porque se encuentran en la parte superior de la infraestructura pública de blockchain que no pertenece a ninguna empresa.

Entonces, en un escenario en el que la lealtad a una marca le otorga a alguien un beneficio particular (por ejemplo, un descuento de por vida), esa persona puede optar por convertir sus esfuerzos en efectivo intercambiando su NFT.

Con una membresía tradicional que no es NFT, que no se puede pasar libremente de una persona a otra, ese valor no se puede canjear.

Los NFT y el metaverso

La misma premisa podría extenderse también a los mundos virtuales, dice Alex Salnikov, cofundador del mercado NFT Rarible, quien predice que los NFT actuarán como una “base para el comercio” en el metaverso.

Una NFT no solo podría otorgar acceso exclusivo a una experiencia digital particular, sino que también podría actuar como un título de propiedad para una propiedad virtual o ropa para un avatar.

Para algunos, esto puede parecer una locura, pero los miles de millones en ingresos anuales generados por Fortnite demuestran que la gente está dispuesta a pagar para mejorar su posición social en los espacios virtuales.

El hilo conductor que conecta la mayoría de estas aplicaciones es el uso de NFT y los incentivos económicos como base para la construcción de comunidades.

Incluso los creadores que originalmente se sintieron atraídos por las NFT por la oportunidad de monetización se están dando cuenta.

“Es más grande que el dinero”, dice King Saladeen, un destacado artista nacido en Filadelfia que recurrió a las NFT cuando el confinamiento le impidió trabajar en proyectos físicos.

En torno a sus proyectos NFT, King Saladeen fomentó una comunidad en la plataforma de mensajería Discord, donde los fanáticos pueden chatear con él directamente. “Se trata de la conexión que obtienes con alguien a quien has estado siguiendo durante mucho tiempo”.

Los NFT, su especulación financiera y la usabilidad a futuro
Los NFT, su especulación financiera y la usabilidad a futuro

¿Viene una segunda burbuja o una estabilización?

A pesar de que los NFT mueren y vuelven a la vida, hay una sombra de incertidumbre que se cierne sobre todos estos esfuerzos como resultado de la falta de claridad regulatoria.

No existen regulaciones específicas para NFT en ningún lugar del mundo, lo que crea un nivel de riesgo para cualquier empresa que pueda considerar invertir en la tecnología.

De la misma manera, esto significa que no hay ningún recurso para las personas que han perdido sumas considerables de dinero en proyectos NFT fallidos o abandonados que ya no cuentan con el respaldo de sus creadores.

Algunos países están empezando a prestar más atención: en noviembre del 2022, el gobierno del Reino Unido lanzó una investigación diseñada para evaluar si las NFT representan una amenaza para los “especuladores vulnerables”.

Julian Knight, miembro del parlamento que preside el comité que supervisa la investigación, dice que “las NFT se extendieron por el mundo digital tan rápido que no tuvimos tiempo de detenernos y considerarlas”.

Aunque el comité pretende mantener la mente abierta sobre el potencial de las NFT para “democratizar la forma en que se compran y venden los activos”, la investigación se centrará en la protección del consumidor como prioridad.

Y la regulación gubernamental…

Mientras tanto, la UE se está preparando para votar sobre un nuevo conjunto de leyes, Mercados de Activos Cripto, que determinará cómo pueden operar las organizaciones criptocéntricas.

Caroline Malcolm, jefa de políticas públicas de la firma de análisis blockchain Chainalysis, describe MiCA como un “punto de referencia” en el que otros países basarán sus propias regulaciones.

Aunque las NFT no estarán cubiertas por el conjunto de reglas inicial de MiCA.

Una investigación en los próximos 18 meses determinará si se necesitan disposiciones adicionales específicas de NFT para mitigar el riesgo financiero para los usuarios.

También está la cuestión de si las NFT realmente funcionarán como piensa la gente.

Las reglas de la oferta y la demanda, dice el economista Peter Schiff, dictan que las NFT no mantendrán ni pueden mantener su valor con el tiempo.

Dice que el “código de honor” es lo único que impide que los emisores de NFT diluyan el valor de los tokens inundando el mercado con nuevos artículos.

Esto significa que no se puede confiar en la escasez como ancla para el valor.

“Todo el mundo puede tener propiedades frente a la playa en el metaverso”, dice, “porque puedo crear una cantidad infinita de playas”.

Aunque Schiff admite que existen casos de uso potenciales para las NFT, como membresías transferibles, las ve solo como mejoras marginales en los sistemas que ya existen.

Muy lejos de los “cambios de juego” que pretenden ser.

Pero mientras, sigue la especulación financiera

También afirma que la mayoría de las personas que utilizan NFT no están interesadas en casos de uso que estén divorciados de la especulación: solo lo hacen para obtener ganancias financieras. Y hay mucha evidencia que respalda esta teoría.

Incluso desde la crisis, empresas de alto perfil han seguido inundando el mercado con NFT, en un esfuerzo por sacar provecho del valor de la marca.

El exchange de criptomonedas Binance, por ejemplo, lanzó recientemente un conjunto de NFT en colaboración con Cristiano Ronaldo (en el que se han gastado 445.000 dólares), mientras que Warner Bros. Discovery publicó una versión NFT de El Señor de los Anillos: La Comunidad del Anillo.

“Lo importante es que la persona típica que ha comprado un NFT va a perder su dinero”, dice Schiff. “Si compraste un NFT porque crees que valdrá más en el futuro, estás equivocado. Probablemente no valdrá nada”.

y para ejemplo basta un botón

Ejemplo sobran, pero un caso muy sonado en México sobre la especulación financiera con los NFT viene de la mano del “Máster” Carlos Muñoz.

Vilipendiando varias veces y señalado como “vendehúmos”, Carlos Muñoz, invirtió en 2021, una cantidad cercana a los 203 mil dólares en un NFT llamado Bored Apes, conocidos localmente como los “Changos“.

Esta cantidad equivale a 4.2 millones de pesos mexicanos, que se invirtieron “después de una evaluación en conjunto con un grupo de inversores”, en palabras de esta persona.

Muñoz transmitió en vivo su “primer compra de NFT del grupo” e invitó a más personas a unirse. Luego conectó un dispositivo en el que almacenó el activo digital.

“Y va a ser la que más rendimientos te va a dar”, le contestó un integrante del grupo a Carlos Muñoz luego de que calificara la adquisición del NFT del chango como “su compra más irracional”

Después de 2 años, el artículo que Muñoz y su grupo de inversión compraron se depreció en 2 mdp.

El actuar de este personaje y la pérdida de millones de pesos mexicanos, lo hizo motivo de burla en las redes sociales.

El futuro de las NFT

McCoy, quien inició todo esto, es más filosófico sobre el futuro de su creación.

También predice que el renovado enfoque en la utilidad creará una medida de estabilidad de precios, liberando a las NFT del agotador ciclo de auge y caída que ha caracterizado al mercado de las criptomonedas hasta la fecha y ha provocado la pérdida de fondos de muchos.

“La propiedad digital única es un concepto demasiado importante para desaparecer ahora”, dice McCoy,

“[es solo que] la forma y función final de estos tokens aún está por verse”.

Conclusiones

El uso de los NFT ha provocado una desmesurada idea de capitalismo mal aplicado. Su creación, a pesar de ser una idea utópica para promover artistas y que ganen dinero, no ha sido debidamente aplicada.

Tal vez a futuro, cuando alcance una estabilidad real, veamos una moneda de intercambio más artística que el propio dinero.

Pero de momento, y pese a la implosión de su mercado, hay gente que desea y deseará seguir lucrando con los tokens.

Lo hemos visto recientemente, como en el caso de Carlos Muñoz.

De momento es un mercado zombi, que surgió, creció, murió y ha vuelto a la vida, como una reencarnación.

Una rencarnación que solo el tiempo dirá si es podrida y distópica o un renacimiento financiero utópico.

El uso que se le dé en marketing tendrá que ser cuidadoso. Su uso dependerá de la estabilidad de la marca que lo quiera usar, y no todas las marcas están preparadas para ello.

Gracias por leer “Los NFT mueren y vuelven a la vida”. Feliz día de muertos. A la memoria de los que se adelantaron.

Recuerda dejarnos tus comentarios o contactarnos si te podemos apoyar en tus estrategias.

Tomado en parte del artículo de Wired Magazine

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Síguenos en redes

SIGUE NUESTRAS REDES

Estamos en casi todas las redes y canales de comunicación, para estar más cerca de ti. Siguenos y entérate de más novedades.


SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN