Guía minimalista de cómo cuidar tu marca

Si nos embarcamos en un esfuerzo por construir una marca nueva o dar vida a una antigua, hay muchos factores a considerar. Aquí te presento una Guía minimalista de cómo cuidar tu marca.

Las imágenes son solo una parte de la historia.

Como empresario, puedes saber mucho sobre tu negocio y la industria en la que estas compitiendo.

Aún así, el concepto de marca puede ser esquivo para nosotros.

Es mucho más que una palabra de moda lanzada por los gurús del marketing y las revistas de negocios.

Abarca una amplia gama de actividades, todas encaminadas a la buena reputación de nuestra empresa ante los ojos del consumidor.

Especialmente útil para una empresa , la marca puede ser un método perfecto para llegar a una amplia audiencia.

Sin prestar atención a la construcción de una marca, algunas empresas pueden luchar durante años para ganar tracción en el mercado.

Repasemos los puntos clave a la hora de mantener la marca de nuestra empresa, independientemente de la cantidad de presencia que tuviera en el mercado.

Vayamos a la Guía minimalista de cómo cuidar tu marca.

La definición

En primer lugar, debemos aclarar qué constituye el término en sí.

La marca es una forma en que nuestro producto, servicio o empresa se identifica y distingue de otros en un mercado elegido.

Podría decirse que esto también se puede llamar “posicionamiento” entre la competencia.

La premisa es la misma, hacer que nuestra idea sea única y diferente a las demás.

El branding también puede ser la experiencia que nuestro público objetivo puede obtener al entrar en contacto con nuestra idea.

Se puede argumentar que una marca puede ser literalmente cualquier cosa que nos diferencie de la competencia en la misma industria.

Cuando se trata de imágenes, hay muchas herramientas que se usan regularmente.

Los nombres, imágenes, logotipos, diseños, un mensaje para transmitir y otras características de identificación únicas son todas herramientas del oficio.

Construyendo nuestra estrategia

Hemos cubierto qué es una marca, pero ¿qué pasa con una estrategia de marca ?

Este término representa un plan que consta de objetivos específicos a largo plazo, así como los medios para alcanzarlos.

Incorpora todos los componentes de nuestra empresa y su carácter para hacerla identificable en el mercado.

Tener una estrategia de marca adecuada y bien ejecutada significa que todos los aspectos de un negocio se ven afectados.

Algunos de los puntos clave sobre los que gira nuestra estrategia son las necesidades de los consumidores, las emociones y nuestras ventajas competitivas.

Nuestra marca no es nuestro producto, logotipo, sitio web o servicio en sí mismos.

Es mucho más que eso: es un efecto sinérgico de todos estos elementos.

Es el unísono intangible de todos los diferentes esfuerzos que se dedican a nuestro negocio.

Y crear ese sentimiento esquivo en nuestros clientes es lo que separa y distingue de la mediocridad.

La construcción de una estrategia de marca puede verse como una forma de arte, en lugar de una ciencia.

Mantener la consistencia

La clave para mantener la coherencia es proporcionar contenido que sea relevante para mejorar continuamente nuestra marca.

Si estamos agregando contenido nuevo a nuestras redes sociales, lo primero que debemos preguntarnos es “¿qué significa para nosotros?” ¿Nos traerá beneficio?

¿Está en línea con nuestro mensaje general? ¿O confundirá a nuestra audiencia o será malinterpretado?

Para que nuestra marca tenga una base sólida, nuestros mensajes deben ser coherentes.

La consistencia contribuirá al reconocimiento de nuestra marca, lo que, a su vez, garantizará la lealtad del cliente a largo plazo.

Una de las primeras cosas que debemos hacer es reservar los derechos de nuestro nombre y logotipo.

El registro de estos elementos básicos garantizará que obtengamos los derechos exclusivos.

Hay muchas empresas de registro de marcas que nos pueden ayudar con esto.

Imagina que tu marca esté de moda, pero que también sea gratuita para que cualquiera la use.

Ahora no querrías eso ya que es tu propiedad intelectual.

Tu marca personal

Si eres el jefe de una empresa, la forma en que la gente te ve también es un reflejo de la empresa.

Por lo tanto, es crucial que presentes una marca personal que esté en línea con los valores y objetivos de tu negocio.

Lucir el papel ayudará a retratar la imagen correcta y tener un guardarropa adecuado que envíe el mensaje correcto será de gran ayuda.

Existen especialistas en marca personal que te ayudarán a definir la imagen adecuada, transmitir confianza y maximizar tu base de clientes objetivo.

Gestionar las emociones de los clientes.

Contrariamente a la creencia popular, los clientes no siempre son racionales.

Una buena parte de ellos se desprenderá de mucho más dinero solo por la marca asociada con el producto.

Imagina que se nos presentan dos productos o servicios de la misma calidad general. Ahora bien, si uno de esos es mucho más fácil de reconocer y elogiar.

Estadísticamente, con mucho gusto gastaríamos una cantidad significativa de dinero por ese privilegio.

Es lo que se denomina “ branding emocional”.

Ciertas empresas lo utilizan creando comunidades en torno a su marca.

Si brindamos a nuestros clientes la oportunidad de ser parte de un grupo más grande, nos convertimos más en parte de su vida cotidiana.

Una comunidad más unida que un grupo de consumidores individuales de productos o servicios. ¿Por qué es eso?

Los seres humanos tenemos una afinidad instintiva para construir relaciones donde y cuando sea posible y eso puede ser usado para nuestro beneficio.

Junto a ello, también aparece un sentimiento de pertenencia muy importante.

Una de las principales necesidades en la jerarquía de Maslow es ser parte de un grupo, pertenecer.

Los aprendizajes que podemos obtener de estas viejas lecciones sobre la naturaleza humana son verdaderamente poderosos.

Necesitamos construir una manera para que nuestros clientes se conecten con nuestra marca en un nivel más profundo y emocional.

Cómo hacerlo

Se puede hacer de muchas maneras.

Podemos darles tranquilidad, hacerlos sentir como parte de la familia.

Alternativamente, podemos hacer que nuestros clientes se sientan especiales, fuertes o incluso peligrosos.

El uso de estos desencadenantes emocionales es una de las herramientas más poderosas que podemos utilizar para nuestra marca.

Por supuesto, todo depende de la marca que queramos promocionar y del contexto detrás de ella.

Siempre hay un número infinito de cosas que podemos hacer para intentar que nuestra identidad de marca sea rica y detallada.

Y ahí es donde podemos caer en uno de los errores más comunes.

Hay una línea entre rico y sobresaturación. Demasiado de cualquier cosa es malo y no nos servirá de nada.

Necesitamos elegir un concepto para el estilo de nuestra marca y ceñirnos a la idea.

Puede parecer imposible de lograr con todo lo que hemos cubierto, pero la simplicidad es nuestro objetivo y un buen amigo.

Teniendo estos principios en mente, mantén tu marca tan fresca como el día en que se te ocurrió.

Si nos embarcamos en un esfuerzo por construir una marca nueva o dar vida a una antigua, hay muchos factores a considerar. Aquí te presento una Guía minimalista de cómo cuidar tu marca.
Si nos embarcamos en un esfuerzo por construir una marca nueva o dar vida a una antigua, hay muchos factores a considerar. Aquí te presento una Guía minimalista de cómo cuidar tu marca.

Guía minimalista de cómo cuidar tu marca

Hace unos años, era bastante difícil para nosotros hacer que la gente entendiera el valor de los calcetines, que se consideraban solo una mera mercancía y ahora, 30 años después, los calcetines son una declaración de moda.

Si crees en tu marca con una visión clara, la batalla está ganada a medias, y para la mitad, aquí hay algunos métodos para ayudarlo a comprender cómo crear una imagen de marca sostenida que dure mucho más allá de las campañas que ejecutas y los medios que compras.

No intente y juegue siempre de manera segura; ¡Toma riesgos!

Ir a lo seguro no siempre funcionará, pero tampoco lo hará tomar riesgos no calculados.

Como entidad, estar de pie es lo importante.

Tu estrategia de marca puede fallar o funcionar maravillosamente, pero una cosa que debes tener en cuenta es que esta es la comunicación de la marca, independientemente del resultado, debe estar en línea con tu visión y en lo que crees.

Si es así, ve adelante y arriésgate como lo son estas marcas, que como la nata, encontrarán la manera de llegar a lo más alto.

Permítete cometer errores y aprender de ellos.

No siempre se trata de ti

“Mi marca; Mi visión; mis ganancias; mi dinero”: no siempre se trata de ti.

Recuerda siempre que tus consumidores moldean significativamente la marca.

Dales prioridad y haz que se sientan así yendo con todo y concentrándote en los detalles.

Con clientes leales que han estado contigo por más de 15 años, aprenderás que hacer un esfuerzo adicional es lo que hace felices a tus consumidores.

A veces estas cosas pueden no tener sentido en la hoja de pérdidas y ganancias, pero ayudan a construir una imagen de marca.

Haz las reglas, no las rompas

No estamos diciendo que rompas las reglas y seas un rebelde, sino que las cumplas.

No tengas miedo de defender lo que crees y seguirlos hasta la cima.

Si no hubiéramos tenido la visión y la fe en cerrar la brecha en la industria de los calcetines hace treinta años, no hubiéramos podido hacer las reglas, ser el líder intelectual y el creador de tendencias.

Relaciones y más relaciones

La construcción de relaciones es uno de los aspectos más importantes de la marca porque, después de todo, estas relaciones te ayudan a construir tu marca de manera directa.

Cuídalos: siempre es maravilloso tener clientes y proveedores leales.

Dirigir un negocio es básicamente garantizar que todas las partes interesadas estén contentas, personal, clientes, proveedores, inversores, bancos, socios de la cadena de valor.

TODOS necesitan ser felices para que tú seas feliz.

Todo esto se reduce a tener relaciones sólidas y valiosas.

Ser fiel a ti

Aunque tienes una visión clara de lo que debería ser tu marca en los próximos 10 años, a lo largo del viaje tienden a olvidar o pensar que ser parte del rebaño les ayudará a sobrevivir.

Nunca olvides la primera razón por la que empezaste y, si es necesario, revisa tus objetivos y tus creencias de vez en cuando.

El cuidado de la marca es una calle de doble sentido, cuando salgas al mercado recuerda siempre que debes ser curioso y aprovecharlo al máximo.


Gracias por leer “Guía minimalista de cómo cuidar tu marca”. Recuerda que estamos para apoyarte en tus estrategias de posicionamiento. Contáctanos.

Facebook
Twitter
LinkedIn
Pinterest

Leave a Comment

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.



Síguenos en redes

SIGUE NUESTRAS REDES

Estamos en casi todas las redes y canales de comunicación, para estar más cerca de ti. Siguenos y entérate de más novedades.


SUSCRÍBETE A NUESTRO BOLETÍN